LA HISTORIA DETRÁS DE: PINTURA CAÓTICA

Como todo lo que pasa en Ayáka, somos bendecidos siempre por serendipias de la vida. Nos encontramos en el camino con alguna idea o forma, donde no la estábamos buscando y cuando menos la estamos esperando. Y si juntamos esas serendipias con una mente inquieta y abierta, el resultado es, por ejemplo, una experiencia llamada “Pintura Caótica”. Y esta es la historia.

Todo comenzó un día después de una intensa jornada de creatividad. Buscaba alguna película para ver en Netflix y tener un espacio para el descanso mental. Normalmente busco algo de romance, de la vida real o de época, porque la única manera de callar la cabeza, es hacer que el corazón hable más alto. Y así me encuentro esta gran película: PALABRAS Y COLORES; una comedia romántica protagonizada por Clive Owen y Juliette Binoche. Dos profesores, cada uno con una vida mas compleja que el otro y ambos, decepcionados por la vida.

Cada escena me hablaba a mí y comencé a ver cómo revivía el gusto por la vida, la pasión por el color y el arte. Recordé que de pequeña me comunicaba a través de lo que dibujaba; una integración de pintura y letras cobraban sentido, junto a la pasión por enseñar, por ir más allá, por crear y soñar.

Una cualidad que tienen las artes y, en especial el cine, es que nos permiten identificarnos, soñar y transformarnos. Y es aquí en donde comienzo a imaginar una experiencia que desde esta cualidad, permita transformar las emociones y reavivar la pasión por crear. Así que no pude esperar, y en medio de la película le escribí a Anto, mi compañera de locuras y creaciones (que además siempre me recibe cada idea con una sonrisa, la multiplica y traemos juntas a la realidad).

 

Solo le decía “tienes que verte esta película”, aunque en realidad no esperé a que eso sucediera. Ya estaba yo contándosela, el final, las escenas mas intrigantes, porque claro, de esas escenas decodificadas en mi mente es que surge la idea, así que se la contaba toda, casi sin respirar.

Sí, así es cuando creas algo con intensa pasión. El flujo no para, se te atropellan las palabras y es como si una autopista de cinco carriles tratara de salir por uno solo; por supuesto, trancón, congestión, choques y mucho más. Y es acá uno de los momentos en donde la co-creación toma tanto sentido. Las grandes experiencias, las grandes creaciones por lo general necesitan más de una mente, más de un talento, más de una habilidad para que se vean manifestadas de verdad.

No es mucho lo que puedo revelarte de esta experiencia, pues precisamente la transformación de emociones se vive a partir de lo inexplorado.

Sin embargo, te diré que comenzarás por ponerte tu delantal y sentarte frente a tu propio escenario artístico: caballete y lienzo, pinceles, brochas, pinturas.

Y otras herramientas para que conectes con tus dibujos, tus trazos, tu obra. Pero también, permitirás a otros crear contigo y tú crearás con ellos. El color, los retos, la música. Todo será un detonante para pintar.

Durante estas 3 horas, los participantes reconocerán la fuerza de fluir, el valor creativo del caos y la importancia de saber entregar lo mejor de ellos al equipo y recibir lo que los otros entregan de sí. Un espacio de mucha inspiración, re-conexión con las emociones y nutrición para el alma.

aQuienes ya han vivido esta experiencia:

Comparte esta publicación con tu tribu o comunidad:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Qué tal te pareció esta publicación?
Nos encanta leerte y construir contigo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *